Porsche-Tapiro-Concept

Wolskwagen Porsche Tapiro

El Porsche Tapiro es para mí uno de los automóviles que más me ha llamado la atención en mi vida. Estoy seguro de que la nostalgia tiene mucho que ver, pues cuando era niño, tuve casi como primera lectura una breve historia del automóvil en la cual se dedicaba página y fotografía a este singular coche. En esa famosa fotografía aparecía el flamante Porsche acompañado de una exuberante señorita vestida con ropas de leopardo y con un fondo de color rojo chillón muy sesentero.

Historia del Porsche Tapiro

En 1968 Porsche estaba estudiando renovar su modelo 912 pues consideraban que ya estaba finalizando su ciclo de vida en el mercado. Al mismo tiempo, y con más motivo, Volkswagen también necesitaba un pequeño coupé deportivo para ir sustituyendo a su Karmann Ghia. Así pues, con necesidades similares, ambas marcas se unieron para desarrollar un nuevo automóvil, que a la postre iba a ser el Porsche 914.

porsche_914-1969

El Porsche 914 con el tiempo sería considerado como la oveja negra de la marca, pues su potencia y su estética, no eran precisamente lo que se acostumbraba a ver en Porsche. Sin embargo, cuando fue presentado en 1969, el Porsche 914 tuvo tanto detractores como admiradores.

Giorgetto Giugiaro, ya trabajando en Italdesing, decidió crear sobre la base de este Porsche 914 su propia interpretación de ese proyecto para presentarla en el salón del automóvil de Turín de 1970. No sabía que este diseño se iba a convertir en uno de sus favoritos, y en una fuente de la que bebería durante años.

El punto de partida para el Porsche Tapiro fue el Volkswagen Porsche 914/16, aunque entre el protótipo y la versión de producción no existe la más mínima semejanza. La estética y las líneas del Porsche Tapiro siguieron de cerca el diseño del deTomaso Mangusta y del Alfa Romeo Iguana que Giugiaro había diseñado un año antes. La suavidad y la esbeltez de los años 60 repentinamente estaban dando paso a líneas abruptas, rectas y curvas enormemente pronunciadas.

Porsche Tapiro Giugiaro ItalDesign 1970 Lateral

Está naciendo el diseño en cuña, un estilo que se repetirá en muchos otros automóviles en la década de los 70 y 80. El Porsche Tapiro es eso, una cuña, a la cual aplicaron soluciones muy elegantes, vanguardistas y futuristas pero que ya estaban en voga en los 70, como las puertas «ala de gaviota» que se habían usado por primera vez en el Mercedes Benz 300SL 18 años antes. En el caso del Porsche Tapiro se utilizaron estas puertas tanto para los pasajeros como para el habitáculo del motor. Esta propuesta requería de un diseño en cruz, una estructura central de acero en la cual se sitúan las bisagras de las puertas y capós. Por tanto el techo es una línea central de apenas 30 centímetros de anchura y el resto estaba conformado por cristal lo que aporta al interior gran luminosidad y visibilidad. Los faros se pliegan electrónicamente y se ocultan bajo cuadrados perfectos en armonía con el diseño general seco y «cortante».

Porsche Tapiro Giugiaro ItalDesign 1970

El Porsche Tapiro es 10 centímetros más ancho y 10 centímetros más bajo que el 914/16. Tiene también 8 centímetros más de longitud, debido a los voladizos trasero y delantero. Sus medidas totales son 1,1 metros de altura, 1,76 metros de ancho, 4 metros de longitud. El nombre Tapiro tiene su origen en la larga sección frontal y a su alta cola, lo cual a Giugiario le recordaba a las formas del simpático mamífero (Tapir en español). El Porsche Tapiro se convertirá para Giugiario casi en una plantilla que reutilizará en múltiples trabajos posteriores, como por ejemplo, en el Maserati Boomerang, en el Delorean DMC-12 o en el Maserati Bora, y sería finalmente considerado por él mismo, uno de sus diseños favoritos.

Porsche Tapiro Giugiaro ItalDesign 1970 lateral frontal

El interior del Tapiro es casi una visión adelantada del interior del Lotus Esprit que se presentaría dos años después. Una consola central larga que sube y conecta directamente con el salpicadero sin solución de continuidad. Un tablero de instrumentos rectangular donde van los relojes, cuentakilómetros, cuentarrevoluciones, etc.. Todo el interior está forrado en cuero anaranjado que transmite una especial calidez, lo cual, en contraste con el frío color plateado del exterior, invita a ponerse al volante a la mayor brevedad.

Porsche Tapiro Giugiaro ItalDesign 1970 cenital

El fín del Porsche Tapiro

Sólo se fabricó una unidad de Porsche Tapiro, la cual recorrió el mundo y fué exhibida en varios salones internacionales… hasta que… en fín, con respecto a su destino final tenemos varias historias que contar, y no sabemos cuál será la auténtica:

  • En la propia web oficial de Giugiaro se cuenta que el Porsche Tapiro fue adquirido por un coleccionista privado, el cual sufrió un accidente en los años 80 que dejó el vehículo en un estado lamentable.
  • Otra historia que circula por esos mundos es que el que compró este coche tan único y especial era un empresario español, el cual lo estuvo utilizando como coche de diario. Durante una huelga, el coche fué atacado con cócteles molotov y el vehículo se quemó en su mayor parte. Se dice que tras este desastre, el propio Giugiaro personalmente recompró los restos del coche y actualmente se encuentran en el museo privado de la compañía. Sería un magnífico final si fuera cierto. Y de alguna manera coincide con la escueta versión «oficial» publicada por Giugiaro, y sobre todo con la fotografía donde aparecen Giugiaro padre e hijo contemplando con tristeza los restos de su querido Tapiro.

porsche tapiro quemado muerto destrozado destroyed dead

Como anécdota en las hemerotecas de algunos diarios españoles de los años 73 y 74 se encuentran algunos anuncios por palabras en los que se vende un Porsche Tapiro Único. ¿Sería el empresario español que quería vender los restos del vehículo siniestrado? ¿Sería algún timador profesional?


Sé el primero en dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *